Conoce nuestra campaña Ovando Girls

Ovando Girls: Paulina Serra

Paulina Serra es una mujer nada común. La miras y sabes que es especial. De profesión es ingeniero comercial y de alma una increíble bailarina de hip hop. Tiene 47 años, lidera la empresa que fundó su padre y que lleva su nombre, Julín Serra.

Pauli, como la llaman su amigos, es coleccionista. En un orden perfecto, en su luminoso departamento que mira al Parque Forestal (y donde hicimos la sesión de fotos), conviven botellas de bebida y agua de distintos países. Cajitas y frasquitos. Porque todo es así, “chiquitito”. Esta afición por coleccionar dice mucho de ella: es constante,  persistente y detallista en las áreas que se desenvuelve.

Aquí reflexiona sobre la reinvención del liderazgo femenino, las causas que la mueven y nos cuenta cómo fue ser “descubierta” en la calle para protagonizar una de las primeras campañas publicitarias chilenas que puso a mujeres no que eran modelos, como protagonistas.



¿Pauli, con qué causa te sientes comprometida?

Me motiva profundamente la alimentación consciente y desde ese punto de partida me he ido relacionando con otros temas como el desperdicio de comida, los residuos orgánicos, el uso del plástico.
Paralelamente, siempre me he sentido cercana a los animales, y ahí mi participación ha sido aportando, siendo socia, etc, de organizaciones.

¿Cómo ha sido liderar la empresa que creó tu papá?

Una responsabilidad muy grande porque no sólo tienes una empresa y marca que administrar sino que un montón de familias que dependen de ti. Y a tu papá, que quieres hacer feliz. 

¿Qué desafíos crees que enfrentan las mujeres líderes hoy?

Saber ser líderes siendo mujeres. Al menos ese es el desafío de mi generación, quizás las mujeres más jóvenes no sienten lo mismo. Pero a mí me tocó una época con una imagen del líder muy masculina con todos las clásicas dualidades de la maternidad y el equilibrio trabajo-familia. 

"Y si querías “triunfar” o tener éxito laboralmente, el camino debía conllevar un costo, una pérdida. Hoy creo que se puede reinventar el liderazgo, que siempre se pudo, pero que nos movíamos en una cancha con ciertas reglas y simplemente había que poner otras. En eso estamos".



¿Te sientes una mujer líder? (Por aquí te vemos así)

Aw…. La verdad me cuesta verme así. No creo tener un gran poder de convocatoria y no siempre logro transmitir mi pasión por un tema como YO pienso que debiera hacerlo un líder. Pero sé que tengo un rol para muchos donde mi dirección, mi decisión, opinión o punto de vista es importante y significativo. Probablemente esta respuesta se relaciona con mi respuesta anterior, ya que he ido cambiando el concepto de líder que yo tenía en mi mente y voy construyendo otro a mi modo que me hace más sentido, me da más felicidad y más libertad para hacer lo que me motiva.

¿Cómo viviste la experiencia de ser rostro publicitario de La Polar, en una de las primeras campañas que puso al frente a mujeres que no eran modelos?

Fue como de película. Una castinera me vio en una fila pagando una cuenta y me insistió que fuera un casting. Yo no sabía que era para algo específico, hasta que me dijeron que estaba preseleccionada. Finalmente quedamos 5 mujeres “de verdad”, es decir, no modelos. Yo estaba cerca de cumplir 40 años y fue, personalmente, un cambio radical en mi propia percepción de mí misma, mi cuerpo, mis actitudes, etc. Jamás me sentí muy femenina. Fui bien rebelde al respecto en mi adolescencia, no me maquillaba, no usaba vestidos, lo típico. Esa experiencia, que fue muy bonita, me hizo enfrentar ese lado y quererlo. Con respecto al mensaje que La Polar quería transmitir con la campaña, creo que no fui muy consciente de que era uno de los rostros de un mensaje tan potente.



¿Cómo definirías tu relación con la moda/belleza? ¿Cuándo comenzó y de qué manera? 

Fue una relación muy de observadora por mucho tiempo: amaba los vestidos vaporosos de la Ginger Rogers cuando bailaba con Fred Astaire en las películas de Cine en su Casa… (mil años); pero jamás me habría atrevido a usar uno!! Siempre he tenido un gusto super claro de qué me gusta, y unir eso con crecer en los años 80 con oferta super restringida de todo, me hizo ser, ya en la universidad super busquilla, elegía con pinzas mi ropa, la arreglaba, compraba en la ropa usada, hacía mis propias cosas también. Siempre tuve un estilo diferente a la norma aunque nunca fui extravagante o disruptiva. No pretendía hacer un statement con mi forma de vestir, sino que simplemente reflejar bien como te sientes cómoda.

¿Cómo describirías tu relación con tu cuerpo?

De chica tenía sobrepeso y eso me acomplejó por mucho tiempo. Es fatal tener 15, ser gorda y que la moda sean los pantalones bombachos amasados, mal…. Me acuerdo que compré ropa de hombre por mucho tiempo para esconderme, en el fondo. Toma tiempo aprender a reconciliarse. Hay que pasar por experiencias, encontrar gente, aprender cosas. Además, cuando uno está creciendo, todo puede ser visto negativamente: en algún momento me acomplejé por ser alta! Qué ridículo!!

¿En este momento cómo definirías tu relación con el espejo?

Estoy super agradecida del cuerpo que tengo. La salud que tiene y las cosas que me permite hacer. La forma en que me mueve por la vida y me permite ir, venir y aprender. Ahora, en vez de criticarlo, lo cuido, porque quiero que me dure muuuuuchos años más. Ya no es tema si te ves bonita o flaca, ahora cuando me miro al espejo busco verme yo, con la contextura y belleza que yo tengo, sin compararme.

¿Qué es para ti la ropa?

La ropa es práctica y es bonita. Refleja algo, siempre. No da lo mismo ponerse cualquier cosa. Hay situaciones y prendas acordes. Creo que es un arte dominar ese lenguaje y lograr transmitir lo que quieres.

¿Cómo definirías tu estilo?

Qué difícil encontrar un término. Uso prendas bien atemporales, pero no necesariamente clásicas. Tengo bien claro lo que me gusta y lo que me acomoda y puedo usar la misma ropa por más de 10 años así que sé que no me tientan las modas. Soy de líneas simples y por sobre todo, cómoda y práctica. Jamás con flecos, vuelos o cosas que se me van a enredar en alguna parte. Aunque me ponga faldas o vestido, mantengo un estilo bastante deportivo. Me gusta darle un tinte urbano a mis tenidas y con toques rockeros. Me gusta que mis tenidas reflejen “independencia”.

¿Qué consejo le darías a tu yo adolescente?

Creo que sólo le diría que hay que tener paciencia con ella misma y con el resto. Pienso que todo lo que uno vive sirve para algo y para ser la persona que uno termina siendo (tautológico, lo sé). Entonces creo que “mi yo adolescente” tiene que vivir lo mismo que vivió, pero sabiendo que está bien ser quién eres, pensar cómo piensas, tener los gustos que tienes. Que los demás no están equivocados, sino que son solo “los demás”, no son “tú”. Y sus opiniones no te definen, son sólo sus opiniones. Y está bien si las quieren tener. No tienes que cambiar a nadie, ni a ti misma.

¿Cómo te sentiste en la sesión de fotos y con la idea de participar en nuestra campaña Ovando Girls?

Super feliz!! Hay una vibra tan positiva y de cariño real en Ovando que se siente en todas las personas que forman parte. Fue un orgullo que me invitaran para ser una de las #ovandogirls. Y también un desafío para mostrarse tal y como uno es. Como te contaba, de chica nunca me sentí realmente cómoda con mi apariencia, que muy alta, que las caderas anchas, que sin cintura, etc; siempre preocupada de qué tipo de ropa te queda mejor, y todas esas clásicas inseguridades. Entonces que me pidieran hacer fotos de pantalones (!!) y decir que sí, es seguir avanzando en ese camino de quererse tal y como uno es.


Lo que uso y recomiendo

¿Alguna receta o secreto natural que te funcione?

La verdad, secretos de belleza, no tengo. Pero de salud: Para las jaquecas es mágico tomar agua, desde que me hidrato conscientemente casi no me dan. Y cuando te duele la guata, una agüita caliente de jengibre es infalible.

El producto más barato que uses y que te encante

Las máscaras de pestañas de Maybelline. Cualquiera.


En ropa: cuáles son tus marcas favoritas y por qué

Mis marcas a la segura, donde sé que voy a encontrar algo que me va a quedar bien altiro sin tener que probarme mil horas, esas son mis marcas favoritas. En zapatos me gusta Romano porque tienen tallas grandes (41) y puedo elegir modelos cosa que rara vez pasa. Me trauma la búsqueda de pantalones, la encuentro tediosa y nunca quedo conforme como me veo, por eso me gusta Mango porque sé que voy a encontrar algo que me quede bien para mi cuerpo.

¿Tips o algún consejo para manejar tu pelo corto?

Tener mucha paciencia para recortarlo y teñirlo seguido!! Jaja!!

¿Algún ritual de bienestar?

A mi me hace feliz bailar. Desde chiquitita. Cuando no bailo, se me olvida todo lo bien que me hace. Pero cuando vuelvo a bailar, sinceramente, pienso que podría hacerlo todo el día, por todos los días de mi vida. 


5 cosas que me están salvando ahora 

  1. La cuenta de Instagram de @wholesimplyfood, cuando quiero hacer algo dulce, rico y sano.

  2. Mi Bullet Journal, porque volví a dibujar gracias a él y me he obligado a llevar registro de las cosas que quiero mejorar y me encanta esa rigurosidad.

  3. Mi parka regalona, la uso desde que empieza abril hasta que termina septiembre, jaja. No soy nada sin ella en el invierno, me la regaló el Cano hace mil años, de Sprit.

  4. Descubrí por casualidad unos splash de Lush que son super ricos para el día a día, para andar olorosita. Había dejado de usar perfumes pero me faltaba el ritual, y me encantaron.

  5. Me salvan los snacks de Cherky, cuando no alcanzo a prepararme algo para llevar a la oficina o para después de las clases de baile. Los conocí hace un par de años ya y siempre tengo en la despensa.


Compartir esta publicación


Dejar un comentario